Translate

Cuentos de la India: el palacio de los cristales


En Jaipur en India hay un palacio hecho por un rey místico. Él era realmente un gran arquitecto; planeó Jaipur. Su nombre era Jai Singh; de ahí el nombre de la ciudad. Jaipur es la única ciudad planeada en India, ¡y planeada tan maravillosamente! Su idea era derrotar París, y habría tenido éxito pero murió. La ciudad permaneció incompleta, pero aún la ciudad incompleta da el sentido de que estaba en la línea correcta para derrotar Paris.

Era de un color, el color rojo del sannyasin — una ciudad entera de piedras rojas. Todas las casas, todas las tiendas, hechas exactamente iguales, para darte la sensación de que todo es uno: tampoco está allí ninguna posibilidad de dos. Y los caminos son tan hermosos. Justo en el medio de los caminos hay árboles con mucha sombra — los caminos son bastante anchos — y en ambos lados se cubre el pavimento de modo que en la estación de lluvias no necesitas caminar con un paraguas… o en el sol caliente con un paraguas. No necesitas un paraguas en Jaipur. Y todo es exactamente igual, hecho de la misma piedra roja.

Este hombre intentaba hacer una ciudad que no tenía diferencias de ninguna clase. Solamente un árbol fue utilizado en todos los caminos, a lo largo de millas. Sólo un color, sólo una piedra fue utilizada, y el mismo diseño — un hermoso diseño.

Él hizo un templo con piedras rojas por fuera, y el interior está hecho de pequeños espejos… millones de espejos adentro. Así que cuando entras te ves reflejado en millones de espejos. Tú eres uno, pero tus reflejos son millones.

Se dice que una vez un perro entró y se mató en la noche. Nadie estaba allí: el guardia había dejado el templo, lo había cerrado con llave, y el perro permaneció adentro. Él le ladraría a los perros… a millones de perros. Y saltaba de este lado a ese lado y se golpeaba contra las paredes. Y todos esos perros estaban ladrando… Tú puedes ver qué le habría sucedido al pobre perro: toda la noche ladró y luchó, y se mató golpeándose contra las paredes.

 
Por la mañana cuando la puerta fue abierta el perro fue encontrado muerto y su sangre estaba por todas partes — en las paredes — y los vecinos dijeron, “Toda la noche estábamos perplejos por lo que sucedía. Este perro seguía ladrando.”
Ese perro debe haber sido un intelectual. Naturalmente el pensó, “Tantos perros, ¡Dios mío! Estoy solo y es de noche y las puertas están cerradas, y rodeado por todos estos perros... ¡van a matarme!” Y él se mató; no había otro perro en absoluto.

Extracto de:  

Imágenes:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hindi en Mallorca...