Translate

India y la búsqueda del matrimonio por amor


Los enlaces infantiles y concertados siguen siendo una práctica habitual en el país pese a las prohibiciones

Día 02/07/2012 - 02.52h
- «Niña, ¿recuerdas que estás casada? Tu marido está muerto. Ahora eres viuda».
Es la realidad con la que se despierta a la pequeña Chuyia, de 8 años, en la película «Agua» (Deepa Meetha, 2005). Hace poco que se ha casado con uno de los hombres más ricos de su pueblo, que muere dejándola a ella, literalmente, sin vida propia. La historia se ubica en India en el año 1983. En ese momento a Chuyia solo le quedan tres opciones: casarse con el hermano más joven de su marido, arder con su cónyuge o llevar una vida de total abnegación.
La historia de Chuyia no le es ajena a miles de niñas y niños en ese país; traspasa los límites de la ficción y, a día de hoy, sigue siendo unarealidad con matices importantes como, por ejemplo, leyes aprobadas en India para poner fin a enlaces entre hombres mayores con niñas de la edad de la protagonista. Prácticas tan horribles y extremas como la de obligar a las viudas a arder junto al cadáver de su marido, también están erradicadas. Sin embargo, los matrimonios concertados e infantiles siguen dándose y casarse por amor es algo que resulta complicado.
Para luchar contra estas actividades hay iniciativas de la mano del trabajo de organizaciones como UNICEF o la Fundación Vicente Ferrery en el seno de India nacen otras tan llamativas y especiales como los que se hacen llamar «Comandos del Amor».
Estos «comandos» son un servicio de ayuda a aquellos que, pese a la oposición de sus familias por el mero hecho de no pertenecer a la misma religión o casta, deciden casarse y no contraer enlace con la persona que les viene impuesta. Así, según informa la BBC, un completo equipo compuesto por periodistas, abogados, empresarios y voluntarios, se pone a trabajar para proteger a los enamorados que corren riesgos tan extremos como la muerte.

La realidad de estos enlaces

Pero, ¿por qué se dan estas prácticas? ¿por qué se celebran este tipo de enlaces? Existen varios motivos: «De un lado se debe a una necesidad de supervivencia económica y, del otro, es un mecanismo de perpetuación de los roles de género propios de la India», explica a ABC.es Elena Fililla, del departamento de Dirección de Cooperación y Emergencias de Unicef.
«En lo que respecta al factor económico, a partir de cierta edad las mujeres no resultan rentables, no son productivas. Por ello, buscan deshacerse de una «carga» que, al casarse, sí dan beneficios: cuanto más jóvenes se casan, más hijos pueden tener y más bienes de producción aportan a la familia. Muchas familias ven en los matrimonios una oportunidad para salir al paso de la asfixia económica en la que viven», añade Fililla.
Este fue el caso de Nargis, obligada a casarse a los 16 años tras la muerte de su padre, lo que sumió a su familia en la más absoluta pobreza. «No estaba preparada para casarme. Ninguna niña debería hacerlo a una edad tan temprana como fue la mía. No permitiré que mi hija siga mis mismos pasos», cuenta a Unicef, a la vez que recuerda cómo, pese a querer seguir estudiando, tuvo que dejarlo.
En cuanto al rol de género que predomina en la India, hay que partir de la base de que, además de un contexto cultural radicalmente diferente al nuestro, se trata de familias muy extensas en las que viven juntos padres, hijos, yernos y en las que el poder se centra en el padre, en el hombre, que ejerce de patriarca. «Las niñas que se casan muy pronto evitan relaciones fuera del matrimonio y quedan a cargo de otro varón. Así se fomenta la imagen de una mujer casta, pura y obediente, anulada por completo si no está su marido», explica Fililla.
India y la búsqueda del matrimonio por amor
UNICEF
Estos dos factores determinantes en este tipo de matrimonios ponen de manifiesto hasta qué punto el papel de la mujer en la sociedad india se sigue devaluando pese a las diferentes leyes aprobadas que reconocen la igualdad de derechos de ambos géneros. En cuanto a los enlaces, en India está vigente la ley de prohibición del matrimonio infantil de 2001, que forma parte de una enmienda a la ley de Matrimonio Hindú de 1995. Esta proporciona el derecho a las mujeres jóvenes, adolescentes o niñas de rechazar un matrimonio infantil antes del logro de la madurez y fija los 15 años como edad mínima para contraer matrimonio. En 1976 esta ley se restringe para aumentar el rango de edad: 18 para las mujeres y 21 para los hombres.

Los retos

Pese a esta legislación aún queda mucho trabajo por hacer ya que, en el caso del matrimonio infantil no existe un control exhaustivo sobre la edad de los contrayentes. «Hay muchosmatrimonios que no se registran porque se realizan por prácticas tradicionales o por las dificultades que entraña denunciarlos», explica Fililla que añade que, según los datos de Unicef, siguen dándose un 56% de matrimonios infantiles en zonas rurales de India y un 29% en las urbanas.
Este tipo de matrimonios, los infantiles, tienen una triple consecuencia negativa: para la salud física y reproductiva, para la psicológica y en el ámbito educativo.
En lo físico supone muchas veces embarazos prematuros que implican un gran riesgo,relaciones sexuales no seguras y satisfactorias con lo que ello supone (aumentar la probabilidad de contraer enfermedades venéreas como el Sida, que en India afecta a un millón de mujeres que suelen transmitir la enfermedad a sus hijos durante el embarazo). El aislamiento social que sufren al perderse la adolescencia es un factor determinante que deja secuelas psicólogicas y que impide a las mujeres desarrollar un rol propio al margen del marido. Por último, el abandono escolar las deja sin educación, al considerarse que al casarse «ya han cumplido su finalidad en la vida», explica Fililla.
Con todo, Elena nos asegura que se está avanzando para erradicar este tipo de enlaces: «Aunque hay avances aún son necesarias más medidas. Hay que empezar por un punto anterior, llevar a cabo campañas de sensibilziación hablando de derechos humanos y sin mencionar la práctica en sí ya que puede generar el efecto contrario al considerarse que se trata de imponer algo que les es ajeno».

La situación en India, en datos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hindi en Mallorca...