Translate

Fundación Vicente Ferrer muestra el rostro de la mujer rural en la India

La exposición fotográfica «Mujeres: la fuerza del cambio en India» visitará 22 ciudades españolas

Día 12/04/2012 - 18.43h

Ser mujer en la India no es tarea fácil. Históricamente la población femenina ha sido víctima de la discriminación, prueba de ello es que cincuenta millones de niñas han desaparecido a causa de los abortos selectivos y los infanticidios. Además ellas no tienen ningún control sobre la propiedad de la tierra y la agricultura. 

Otro ejemplo de la discriminación que sufren las mujeres en la India, el segundo país más habitado del mundo, con 1.200 millones de habitantes, es el hecho de que al momento del matrimonio la familias de la novia deben dar a la familia del novio un dote-cantidad de dinero u otro bien-. Aunque está práctica es ilegal desde 1961 la misma sigue vigente y suele disfrazarse mediante regalos. 

Pese a este panorama hay mujeres en la India que se esfuerzan cada día por protagonizar un cambio. La Fundación Vicente-Ferrer trae una campaña de sensibilización que pretende mostrarle a España la India rural a través de la mujer. El proyecto lleva por nombre: «Mujeres: la fuerza del cambio en India».
La campaña consiste en un reportaje fotográfico que relata la vida de 7 mujeres de la India y muestra, con la ayuda de elementos interactivos e fotografías, las dificultades a las que se enfrentan las feminas en un contexto de doble discriminación: la de pertenecer a un grupo social sin un lugar propio dentro de la sociedad India y la de ser mujer, con todos los problemas añadidos que esto conlleva. 

La exposición, ambientada en un camión tradicional de la India, será presentada en 22 ciudades españolas y permanecerá en cada una por cinco días.«Estas 7 mujeres pueden significar el cambio y el futuro en la India, porque una cosa es segura: el cambio, eso nadie lo puede detener», manifestó Moncho Ferrer director de programas de la fundación. Puso como ejemplo que actualmente en la India los hombres ya no reconocen públicamente que golpean a las mujeres, pues ya no es aceptado socialmente. 

Ferrer dijo que la discriminación en la India existe para las mujeres incluso antes de que estas nazcan, pues muchas parejas deciden abortar al enterarse de que esperan a una niña. Relató que en algunos estados de la India está prohibido que los médicos revelen el género del feto. 
«Con el proyecto queremos presentar la realidad de la mujer en la India rural», dijo Luz María Sanz, delegada de la Fundación en Madrid.

Historias ejemplares

Kanthamma está casada con su primo y tiene tres hijas y un hijo. Su marido está enfermo y ella es el único sustento de la familia. Trabaja en el campo donde cultiva arroz, cacahuetes y árboles frutales. La fundación le ayudó a adquirir una vaca que le ha proporcionado una fuente de alimentación y de ingresos. Ella se ha convertido en una pequeña empresaria. 

Hemavathi tuvo que trabajar picando piedra desde muy pequeña y se casó cuando todavía era una niña. Ha conseguido que sus tres hijos y sus dos hijas vayan a la escuela y tengan oportunidades que no tuvo. Ella construye su casa junto con la ayuda del vecindario y de la fundación. La propiedad estará a su nombre.

Yellamma sufre de movilidad reducida. Su esposo la devolvió a su familia debido a que, por su condición, no podía trabajar. Hoy ella trabaja en casa y elabora productos de yute – planta con la que se elaboran artesanías- para los talleres de la fundación. En la India hay 28 millones de mujeres con alguna discapacidad.

Vani, vive con sus padres, su marido murió de Sida, enfermedad que también le afecta a ella. Es trabajadora social en el Centro de Atención y Cuidados a Personas con VIH del Hospital de Bathallpali de la fundación. Vani sensibiliza, informa y acompaña a personas que tienen la misma enfermedad en áreas rurales de la India. 

Durgamma es maestra de una escuela complementaria, que ofrecen refuerzo dos horas antes y dos horas después de las clases regulares, de la fundación. Ella enseña a leer, escribir y dibujar a niños de la India. Además forma parte del shangam de mujeres de Duddekunta, organización que impulsa acciones de sensibilización para que las familias valoren la importancia de educar a las niñas. 

Nagamma se casó a los 15 años. Es madre de tres niños y una niña. Ella trabaja de cuatro de la madrugada a once de la noche. A parte de ser agricultora, tiene una lecheria y vende leche a empresas privadas. Además atiende a las muijeres de su comunidad durante el embarazo y el parto y las asesora sobre métodos de planificación. Cuando las mujeres requieren un cuidado más especializado las refiere a un hospital. 

Likita tiene nueve años y tiene muy claro que quiere ser ingeniera. Sus padres se esfuerzan por darla la educación que ellos no tuvieron. Ella podrá ir a la universidad y estudiar una carrera profesional.
Según la fundación La India es el cuarto país del mundo más peligroso para las mujeres, solo por detrás de Afganistan, República Democrática del Congoy y Pakistán. El femicidio, feticidio femenino, infaticidio, violencia sexual y tráfico de personas son los principales problemas que afectan a las mujeres de esta nación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hindi en Mallorca...